Jueves, 12 de enero del 2023 · Publicado a las 14:32

Jornada de puertas abiertas para socios de Aldeas Infantiles

Escrito por:
  • Compartir

Este año, la iniciativa abrió las puertas del Programa de Pillán en la comuna de Macul a más de 60 socios, quienes pudieron conocer las instalaciones, conversar con los colaboradores y disfrutar de la compañía de los niños y niñas.

“Creo que la mejor manera de conectar con los socios es invitarlos a venir y que ellos mismos puedan ver lo que hacemos. Les abrimos las puertas de Aldeas Infantiles SOS, son todos bienvenidos”. Con estas palabras dio inicio Pablo Meza, Director Recaudación de Fondos, a la actividad “Bienvenido a la Aldea” en las instalaciones del Programa de Aldeas Infantiles SOS Pillán en la comuna de Macul.

En la instancia los socios pudieron reunirse con los colaboradores de la organización, quienes explicaron la historia, visión y misión que cumple Aldeas Infantiles SOS gracias a sus donaciones.

“Cuando un niño, niña o adolescente llega al Programa se demora un mes en volver a sonreír. Esto es un logro porque desde la organización sabemos que a los niños les afecta emocionalmente venir a Aldeas Infantiles SOS, ya que llegan a un lugar lleno de desconocidos. Además, existe un estigma de que en los hogares a los niños los tratan mal, así que además llegan con miedo y desconfianza”, explicó Paola Vega, Directora de la Aldea de Pillán, durante la ocasión.

Un estigma similar tenía Tamara Araya, socia desde hace 3 meses de Aldeas Infantiles SOS, sin embargo, gracias a la visita admite que pudo darse cuenta de lo equivocada que estaba. «Yo venía con un poco de angustia porque no quería ver a niños tristes o angustiados, pero ahora que los veo se me fue toda la angustia (…) dan ganas de que todo el mundo vea realmente lo que se está haciendo acá, uno ve lo que los niños han vivido, por lo que han pasado y el cambio que han tenido, porque en Aldeas han tenido una nueva oportunidad de vivir y tener una familia», comparte la socia.

Durante la instancia Paola Vega explicó a los asistentes que en Aldeas se trabaja con duplas de profesionales que apoyan a los niños, las cuales son conformadas por un trabajador social y un psicólogo y, además, cuentan con un nutricionista y un profesor de educación física para apoyarlos en el ámbito de salud física, soporte que se replica en cada una de las 14 Aldeas que existen en Chile.

«Me parece que los niños están súper bien cuidados, están cómodos, y por lo que nos dijeron están contentos (…) me imagino que es súper difícil para ellos, pero dentro de todo siempre ven el lado positivo de las cosas. Me voy con el corazón lleno, doy gracias por la invitación», comentó el socio de ya dos años, Juan Pablo, respecto a lo que pudo ver durante la visita.
La Directora del Programa también pudo comentar las nuevas dinámicas que se han estado trabajando en las instalaciones, como la de incorporar a los hombres en el rol de cuidadores con el fin de cambiar la perspectiva que tienen los niños de la figura masculina. Sobre esto explicó que, “habían muchos casos de ingresos de niños por dinámicas de violencia intrafamiliar, y lo que nosotros necesitábamos trabajar era que los niños vieran que sí hay figuras masculinas sanas que dan cuidado y protección”.

Complementando todo esto, también se les ayuda con actividades, ya que desde Aldeas se ha aprendido que mientras más se utilice el tiempo libre, menos tiempo hay para que se generen temas complejos o de crisis. Los niños, niñas y adolescentes que viven en Aldeas Infantiles SOS Pillán cuentan con talleres de básquetbol, de fútbol, de taekwondo, de boxeo, baile entretenido, entre otros. Además, se les otorgan responsabilidades, como las de ayudar con los quehaceres del hogar, y también participar en un comité de protección que tiene como misión idear talleres, actividades y apoyar a aquellos niños y adolescentes que requieran más apoyo emocional.

En la oportunidad, Yaritza, una de las participantes adolescente más antiguas en la Aldea de Pillán, quiso compartir su testimonio con los socios. Yaritza les contó que llegó a los 5 años a Aldeas, y que desde entonces se ha sentido feliz y apoyada. “Le doy gracias porque la vida es difícil afuera, yo no sé qué sería de mí sin Aldeas. Por eso yo le digo a mis compañeros del colegio que yo vivo en una Aldea, no lo niego porque estoy agradecida”, mencionó Yaritza. Junto a este testimonio, los socios tuvieron la oportunidad de recibir un emotivo regalo, compartir con los niños y niñas, y plasmar sus buenos deseos para ellos en un mural pintado en las instalaciones del Programa.

Actividades como estas, nos permiten acercar a los socios a los niños que apoyan mensualmente y ponerle una cara al resultado de ese apoyo. Es así, como se puede agradecer en una jornada como esta, a un grupo de socios que representan una gran cantidad de personas que logran reconocer la importancia que tiene su compromiso y el aporte que realizan a la niñez a través de Aldeas Infantiles SOS.

  • Compartir